volver

 

 

 

 

ALOE
Aloe vera
Aloe

Registros muy antiguos demuestran que esta planta se conoció hace muchísimos siglos, sobreviviendo sus virtudes por más de 4000 años y encontrándose escritos que la mencionan en tabloides súmeros de escritura cuneiforme (en Mesopotamia, año 2100 AC). Se le menciona también en el papiro de Ebers (1550 BC) y fue usado con éxito por médicos griegos y romanos, siendo Dioscórides uno de los importantes científicos que la defendía y usaba. Se menciona varias veces también en la Biblia y la leyenda indica que Alejandro el Grande conquistó la isla de Socorra en el Océano Indico de modo de asegurar el suministro de aloe para curar las heridas de sus soldados. El Aloe siguió su prominente historia por siglos pero cuando los países europeos empezaron su colonización del mundo, el Aloe bajó su popularidad. Una explicación probable de esto sería que en las regiones tropicales siempre había Aloe fresco pero al tratar de llevarlo en viajes largos se perdían sus propiedades al producirse la oxidación de sus sustancias. El Aloe se mantuvo sin embargo popular en áreas tropicales  y después de la segunda guerra mundial volvió a despertar el interés del mundo científico. Su mayor obstáculo fue el prevenir que el tan valioso gel perdiera sus propiedades. Muchos fueron los intentos que fallaron pues al exponerse a temperaturas excesivas la esencia de sus propiedades se destruía produciéndose altos contenidos de aloína, la cual es un potente laxante. Esto curiosamente fue lo que permitió que siguiera usándose medicinalmente en el occidente.

El Aloe Vera o Sábila, como se conoce en América de Sur, es una planta de Gran poder. Escogida por la NASA como la planta que mayor cantidad de toxicidad absorbe, se la usa para purificar el ambiente invadido por PVC, fibra de vidrio, barniz, pintura, el computador y otros electrodomésticos. Para  detectar y absorber la energía negativa de las personas que llegan de visita a una casa muchas de ellas las tienen colgadas encima de la puerta de entrada y de los negocios, considerándosela además protectora, portadora de buena suerte y purificante. Se acostumbra poner una cinta roja en el Aloe vera cuando se invoca al amor y uno verde cuando se invoca la suerte. Se usa mucho en los rituales esotéricos por su gran poder energético, comparándoselo con el poder del diamante en el mundo mineral

Cultivo
Conocido como la “planta milagrosa”, el Aloe vera es una planta muy sorprendente. Es feliz en climas cálidos y secos y aunque para muchos luce como un cactus con hojas carnosas y espinudas, en realidad es una liliácea pariente del ajo y de la cebolla. Hay alrededor de 400 variedades de aloe, sin embargo el Aloe vera o barbadensis es el que brinda sus virtudes sanadoras a la humanidad.
Perenne, el aloe mantiene su humedad cerrando los poros de sus suculentas hojas dispuestas en rosetas de modo de no transpirar y perder agua. Por esto mismo no resiste el exceso de agua ni temperaturas bajas. Sus flores son pequeñas, tubulares y se presentan en densos racimos de color rojo o amarillo. La planta alcanza en su madurez una  altura  de más de un metro y la hoja hasta 10 cms en su base, pesando entre 1.5 y 2 kilos cada una. La reproducción del aloe se realiza en la primavera o en invernadero todo el año, sacando los hijuelos que nacen del tronco madre y enterrándolos en arena. Se riega una primera vez luego de plantarlos y se espera una semana antes de regarlos nuevamente. Del mismo modo puede reproducirse la planta partiendo de una hoja cortada en la base.

La estructura de la hoja del aloe está formada por tres capas:

  • La cáscara, la capa exterior que la protege
  • La savia, una capa de un fluido muy amargo (aloína) que la protege de la depredación de los animales.
  • El gel, la parte interna de la hoja de donde se extrae el gel que conocemos comercialmente.

Constituyentes químicos
El Aloe vera contiene los 8 amino ácidos que el cuerpo necesita pero no puede producir. Hay 20 amino ácidos necesarios para el metabolismo humano pero el cuerpo humano sólo puede producir 12, los 8 restantes debe obtenerlos de los alimentos. Estos son: Isoleucina, leucina, liscina, metionina, felnilalalina, treonine, valine y triptofán. Otros componentes importantes del Aloe vera son:

  • Aloemitina: previene y controla la propagación de ciertas formas cancerígenas
  • Aloemodina: regula el funcionamiento de la mucosa intestinal
  • Aloeoleína: mejora úlceras duodenales y estomacales. Disminuye la acidez
  • Aloetina: neutraliza el popfecto de las toxinas microbianas
  • Aminoácidos: interviene en la formación de proteínas
  • Carricina: refuerza el sistema inmune y aumentaría las defensas
  • Creatinina: resulta fundamental en las reacciones de almacenaje y transmisión de la energía
  • Emolina, emodina, barbaloina: generan ácido salicílico de efecto analgésico y antifebril
  • Fosfato de manosa: agente de crecimiento de los tejidos con efecto cicatrizante
  • Minerales: calcio, magnesio, fósforo, potasio, zinc, cobre
  • Mucílago: actividad emoliente sobre la piel
  • Saponinas: antisépticos

USOS
La riquísima composición del jugo de Aloe Vera, la cantidad de vitaminas, aminoácidos, minerales, polisacáridos, enzimas, sales minerales y oligoelementos, algunos de ellos muy poco abundantes en la mayor parte de los alimentos que ingerimos habitualmente, hacen que posea una enorme cantidad de propiedades curativas y beneficiosas para la salud. Tantas que el estudio de las mismas no se da aún por concluído.

A veces, es difícil de entender que una misma sustancia pueda ayudarnos en la curación de la artrosis, la psoriasis, las hemorroides, el asma y la digestión, por poner unos ejemplos. La explicación es sencilla.

Por una parte el Aloe Vera, como es obvio, es un producto de la naturaleza, no es un medicamento, es una planta, no se ha formulado para la curación específica de ninguna enfermedad. A nadie le extraña escuchar que el aceite de oliva es un antioxidante natural, y que por tanto retrasa el envejecimiento, pero que además ayuda al colesterol bueno y aplicado en zonas secas nutre la piel. Pues bien, del mismo modo el Aloe Vera tiene múltiples y muy diferentes aplicaciones, pero en mucha mayor medida, puesto que su composición es particularmente compleja y riquísima.

Por otra parte, las aplicaciones del Aloe Vera tienen siempre una explicación científica. Las enfermedades o procesos en los que el Aloe Vera ingerido puede ayudar son aquellas que están relacionadas con sus principios activos (que son muchos, como hemos dicho) o bien aquellos procesos en los que la carencia de minerales, enzimas o vitaminas es determinante. Además, aplicado sobre la piel tiene un efecto calmante, anti inflamatorio y sobre todo regenerador. Es espectacular el efecto de la aplicación del gel de aloe vera puro (o bien la pulpa de la planta) directamente sobre una quemadura. Quien lo ha visto no duda del efecto curativo y regenerador del Aloe Vera.

 

Marie Arana, copyright de Trilogía Herbarium, 1988.



Avenida José Arrieta 9960, Peñalolén, Santiago de Chile - Teléfono: (56 2) 2279 7087 - e mail: herbario@herbarium.cl   facebook


Los jardines, el vivero y el taller del Herbarium están abiertos al público de lunes a viernes entre las 8 y 17 horas.
Entrada liberada. Cerrado sábado, domingo y feriados.
Formas de pago: cheque, efectivo, tarjeta de crédito o de débito.
El Herbarium es un espacio amable y accesible para silla de ruedas y coches de niño.
Estacionamiento dentro del lugar.


© El contenido de este Sitio Web está protegido por el derecho de autor. Se permite la copia parcial citando a la fuente (herbarium.cl)
Traducciones hechas por Amero Communications, info@amerocommunications.com